¿Qué alternativas al gas ruso tiene la Unión Europea?

alternativas al gas ruso Unión Europea

Según datos de Statista, el 25% del consumo energético de Europa proviene del Gas Natural, siendo la segunda principal fuente de energía, solamente por detrás del petróleo. La Unión Europea es el mayor importador de gas, y el tercer consumidor de energía del mundo. Esta situación ahonda su dependencia de un pequeño grupo de proveedores, siendo Rusia el más importante por volumen y proximidad, tras años de gas de calidad relativamente barato.

Desde la década de 1970, Europa comenzó a importar masivamente gas ruso, y con el paso de los años, el volumen no ha hecho más que crecer. La guerra de Rusia contra Ucrania ha despertado tensiones entre el gigante ruso y la Unión Europea, debido a las sanciones que el bloque comunitario ha impuesto ante la invasión.

Esta semana desde Globalsyde explicamos los principales problemas generados en Europa en cuanto a la importación de Gas Natural y las principales soluciones que prevén solventar la problemática.

La dependencia de la UE al gas ruso

La Unión Europea produce 38% de su consumo de gas e importa el 62%. Las importaciones llegan al continente vía gaseoducto y en forma de Gas Natural licuado (GNL). De estas importaciones, Rusia es el proveedor del 80% del gas que llega por gaseoductos y del 20% que llega en forma de GNL. Esto convierte a Rusia en el mayor proveedor de gas para Europa.

Desde 2020 Rusia ha buscado diversificar su cartera de clientes de gas, reduciendo su bombeo de gas a Europa y apostando en su mayoría por las exportaciones al continente asiático, concretamente a China. Tras el estallido de la guerra en Ucrania y las sanciones económicas impuestas a Rusia, las exportaciones rusas de gas a la Unión Europea han descendido, con algunos analistas apuntando al gas como un arma arrojadiza de la geopolítica actual. No en vano, la empresa estatal rusa Gazprom anunció en julio que el flujo diario de gas suministrado por el principal gaseoducto que conecta Rusia y Alemania se reducirá al 20% a partir de este momento, como podemos observar en el gráfico. Esta situación añade más presión a las previsiones de abastecimiento de los países europeos para el próximo otoño e invierno, lo que podría acabar afectando sobremanera al mercado del gas y por extensión, al mercado energético de Europa en los próximos trimestres.

Infographic: Russia Tightens Squeeze on Gas Flow to Europe | Statista You will find more infographics at Statista

El Plan Energético de la UE para prescindir del gas ruso en 2030

Las represalias energéticas tomadas por parte de Rusia en respuesta a las sanciones económicas internacionales están provocando que cada día sea más imprescindible reducir la enorme dependencia del gas ruso por parte de los países europeos.

La Comisión Europea, ante esta preocupante situación, ha propuesto un plan energético para ser completamente independientes del gas ruso antes de 2030. Este plan cuenta con 220.000 millones de euros de inversión y se basa en tres aspectos principales:

  1. Reducción del consumo de energía. Siguiendo el plan de descarbonización, se pretende aumentar la eficiencia energética y reducir de forma acelerada el consumo de energía tanto en industrias como en hogares. Esta medida pretende reducir el consumo de gas hasta un 30%.
  2. Apostar por las energías renovables. El objetivo es cubrir el 45% de las necesidades energéticas en 2030 con energías renovables. Para conseguir este porcentaje, gran parte de la inversión del plan europeo estará destinado a la instalación de parques solares y eólicos.
  3. Acudir a otras fuentes de gas. La UE asegura que cerca de 2/3 de la dependencia del gas ruso podrían reducirse en tan solo un año si se aumentan, por un lado, las vías de gaseoductos desde países como Azerbaiyán, Argelia y Noruega, y por el otro, se intensifican relaciones con Nigeria, Senegal y Angola. Adicionalmente, se espera complementar estas importaciones de gas natural con GNL desde países como Qatar, EE.UU o Egipto.

El Gas Natural Licuado, la alternativa inmediata

La Comisión Europea contempla las importaciones de GNL como una de las soluciones a más corto plazo para reducir la dependencia del gas ruso. Según datos de CEDIGAZ, desde enero hasta mayo de 2022, la importación de GNL europea promedió un 66% más que el promedio anual de 2021. Alemania, el país con más dependencia de Rusia, ha anunciado recientemente la construcción de tres terminales de importación de GNL.

En 2021, Australia dominaba las exportaciones de GNL, seguido de cerca por Qatar y encontrándose EE.UU en tercer lugar como se muestra en la siguiente imagen. Desde 2022, no obstante, Estados Unidos ha intensificado el envío de GNL a Europa para suplir la alta demanda y calmar los mercados, siendo ya el mayor exportador de GNL del mundo. La Unión Europea representa el 71% del total del GNL vendido por EE.UU.

Infographic: The Biggest Liquefied Natural Gas Exporters | Statista You will find more infographics at Statista

¿Qué desafío presenta el GNL en el corto plazo para la UE?

Al ser la importación de GNL la medida más viable a corto plazo para reducir las importaciones rusas y sus cortes de suministro, la Unión Europea se encuentra con su principal reto para alcanzar su objetivo: la infraestructura.

Para convertir el GNL en energía es necesaria la construcción de infraestructura y plantas regasificadoras para su almacenamiento, distribución y transporte. Más del 50% de las 49 plantas regasificadoras se encuentran en España, Portugal y Reino Unido. Esto supone un problema debido a la falta de conectividad, en forma de gaseoductos, de estos países con el resto de los países europeos. Con la infraestructura actual, estos tres países no serían capaces de cubrir más del 10% del consumo europeo.

España es uno de los países mejor preparados para la importación y distribución masiva de GNL, con 6 terminales operativas. A continuación, le siguen Francia y Turquía con 4 respectivamente, e Italia con 3 y otras 3 en desarrollo.

Infographic: LNG in Europe: Ready or Not? | Statista You will find more infographics at Statista

¿Creéis que podrá Europa reducir significativamente su dependencia del gas ruso antes de 2030? ¿Se cumplirá el plan elaborado por la Comisión Europea? ¿Cómo de fácil será ampliar la cartera de proveedores? Y, sobre todo, ¿se seguirán tensionando los mercados del gas y energéticos? Son dudas que iremos viendo próximamente, si bien la situación es tan compleja e impredecible que no parece que haya una respuesta clara a estas preguntas.

 

¿Qué es Globalsyde? 

Globalsyde es el software para la automatización del back office de comercializadoras de gas y electricidad. Ayudamos a agilizar y eficientar las operaciones de tu negocio para una mejor gestión y toma de decisiones.

Si quieres más información, pide una demo gratuita y sin compromiso. Estaremos encantados de atenderte e incrementar la automatización de los procesos de tu comercializadora.

Comparte en: